Consejos para evitar las peleas entre hermanos/as

Las peleas entre hermanos/as forman parte de la convivencia. Todos/as que tenemos hermanos/as nos hemos peleado con ellos/as en numerosas ocasiones por distintas razones.

peleaentrehermanos

A pesar de que es complicado que no peleen nunca, hay maneras de evitar que se produzcan de manera continua y que la relación entre ellos/as sea mejor. Para ello es importante que exista un buen ambiente en casa. Los niños/as deben ver que entre sus padres hay una buena relación, que se hablan bien, no discuten entre ellos… Siempre que haya una discusión entre los adultos, no se debe hacer delante de los/as niños/as ya que somos sus modelos a imitar.

Además, debemos enseñarles a expresar sus sentimientos, ya sean de alegría como de enfado. Cuando estamos contentos, nos gusta decirlo a los cuatro vientos, sin embargo, cuando estamos enfadados/as, nos cuesta expresarlo. Pero debemos ayudar a los/as niños/as a expresar también sus sentimientos de enfado para que puedan hablarlo con la persona afectada y de esta manera, resolver el conflicto lo antes posible.

Para que los/as hermanos/as no se sientan rivales entre ellos/as, no debemos ni compararlos/as ni ponerles etiquetas. Cada hijo/a es diferente al/la otro/a. Ni mejor ni peor, diferente. Si comparamos entre unos/as y otros/as siempre habrá alguno/a que se sienta inferior a su hermano/a y por lo tanto, tendrá un sentimiento de rabia o de celos contra el otro/a. Tampoco debemos ponerles etiquetas para que no se sientan que son peores que sus hermanos/as.

Es importante que fomentemos las actividades juntos/as. Si comparten aficiones, juegos, actividades, etc, será más fácil que entre ellos/as se lleven mejor.

Y también es importante que a cada uno/a de vuestros hijos/as les dediquéis tiempo por separado, que sientan que les hacéis caso a ambos/as por igual.

Siguiendo estos consejos, fomentaréis una buena relación entre vuestros/as hijos/as desde pequeños/as, que continuará cuando sean adultos/as. Sin embargo, no podréis evitar que de vez en cuando tengan alguna discusión, porque también es parte de la convivencia.

 

Más información: www.solohijos.com

Fotografía:www.tumedico.com

 

Share

Dificultades en los/as niños/as zurdos/as

Cuando nacemos, todos/as somos ambidiestros y con el tiempo, prevalece más la dominancia por la mano derecha o la izquierda. El mundo está hecho para gente diestra y por ello, los/as zurdos/as se encuentran con dificultades en varios aspectos: coches, ratón del ordenador, las cuerdas del reloj…

zurdosLas dificultades con las que se encuentran los/as niños/as zurdos/as, deben ser solventadas con la ayuda tanto de los padres en casa, como de los/as maestros/as en el colegio. Éstos/as deberían tener conocimiento de la zurdera de sus alumnos/as para ofrecerle alternativas cuando se encuentren con algún obstáculo.

No solamente se encuentran con dificultades como pueden ser los pupitres hechos para diestros, sino también material escolar que para los/as niños/as zurdos, pueden ser difíciles de usar. Por ello, en la actualidad, existen tiendas especializadas con materiales como sacapuntas, cuadernos o tijeras pensados para todos/as los/as que usen la mano izquierda.

A nivel social, es importante que los padres les apoyen y entiendan cuando sus hijos/as se encuentren en una situación social donde se sientan desplazados al verse diferentes o porque otros/as niños/as se burlan de él/ella por la zurdera. Es verdad que en diferentes situaciones, se encontrará con dificultades por utilizar la mano izquierda, pero es posible superarlas sin problemas, siempre y cuando, tanto sus padres como maestros/as estén a su lado.

 

Más información: www.guiainfantil.com

Fotografía: www.hogarutil.blogs.com

Share

¿Qué necesidades educativas tienen los/as niños/as con TEA?

Los/as niños/as con TEA, tienen deficiencias a nivel social, comunicativo y de imaginación y juego social, en las que hay que trabajar para que puedan integrarse en la sociedad. Estos campos se deben trabajar en casa y también en el centro escolar. Pero para ello, hay que adaptar su currículum a sus necesidades educativas.

problemasteaAntes de trabajar los objetivos, debemos tener en cuenta la evolución del niño/a, tener como referente pautas de la evolución normal, estimular su adaptación a su contexto natural y ser funcionales. Una vez que hagamos esto, los objetivos tienen que ir encaminados a:

  • potenciar la autonomía y la independencia personal
  • desarrollar competencias de autocontrol
  • desarrollar habilidades de interacción social
  • desarrollar estrategias de comunicación funcionales
  • fomentar la comunicación educativa
  • desarrollar el área académico-funcional

El contenido a trabajar dentro de estos objetivos, deben ser adecuados a sus intereses para desarrollar una alta motivación, adecuados a nivel de desarrollo y sobre todo, que sean funcionales.

Teniendo en cuenta las áreas en las que se debe trabajar y el contenido funcional de las mismas, conseguiremos ir superando poco a poco las necesidades educativas que tienen los/as niños/as con TEA.

 

Más información: www.adaptacionescurriculares.com

Fotografía: www.bebesymas.com

Share

Los/as adolescentes con TDAH

Los/as niños/as diagnosticados desde pequeños/as como TDAH, cuando llegan a la adolescencia, siguen manteniendo los síntomas. Otros, dejan de ser tan evidentes, aunque todavía estén. Sin embargo, no se comportan igual que de pequeños/as porque su trastorno ha derivado hacia otros puntos. No es lo mismo un/a niño/a con TDAH en clase de primaria, que cuando llega al instituto y se ha trabajado con él sus déficits.

adolescenciatdah

Los adolescentes con TDAH, en muchos casos, han fracasado en los estudios debido a su falta de atención. No quiere decir que con buen tratamiento, consigamos que tengan éxito escolar. Nos podemos encontrar con ambos casos, pero en muchas ocasiones, no consiguen tener un buen nivel educativo correspondiente a su edad, que les hace arrastrar los estudios.

Por ello, el TDAH podemos observarlo en que en lugar de seguir con los estudios, se dedican a trabajar, aunque no consiguen mantener su trabajo mucho tiempo ya que les aburre con facilidad y necesitan nuevos estímulos que les mantengan motivados con lo que hacen. Por esta razón, no suelen durar mucho tiempo en su puesto y van cambiando con asiduidad.

Con respecto a las relaciones personales, los adolescentes y posteriores adultos con TDAH, suelen tener varias parejas a lo largo de su vida. Ya que pierden la motivación, el interés por la otra persona, se aburren y necesitan cosas nuevas.

Además, los/as adolescentes con TDAH, son más vulnerables a los peligros. Debido a su impulsividad, en ocasiones, no son conscientes de los peligros que conllevan algunas cosas o actividades. Por ejemplo, las drogas. Es más probable que un/a adolescente con TDAH las pruebe que uno que no tenga. Lo mismo pasa con el alcohol.

Es muy importante que se les enseñe el “párate y piensa”. Una manera de reflexionar ante las conductas de riesgo que pueden llevar a cabo. Para llegar a conseguir que estos/as adolescentes piensen en lo que van a hacer, si está bien o mal, se les debe entrenar desde pequeños/as.

En general, no se debe generalizar cuando se habla de un trastorno, ya que cada caso es diferente. Sin embargo, en el TDAH nos encontramos con muchos casos similares. Por ello, es muy importante un buen tratamiento desde pequeños/as que les haga tener éxitos de adultos.

 

Más información: www.trastornohiperactividad.com

Fotografía: www.elpensardelosadolescentes.blogspot.com

Share

¿Cómo evaluamos la discalculia?

Cuando aparece la discalculia en un niño o niña, los primeros en darse cuenta, por lo general, son sus profesores/as. Éstos/as deben observar cómo responde su alumno/a al aprendizaje de las matemáticas y valorar si se trata de una dificultad pasajera o es algo más serio en lo que hay que trabajar.

matematicasniñosCuando el/la profesor/a se da cuenta de que no es un problema pasajero, debe comunicárselo al psicólogo/a o PT del colegio y éstos/as, evaluarán el grado de la dificultad.

¿Cómo se evalúa? Se hace a través de materiales donde debemos observar: cómo resuelve los problemas, la lectura de los números y los signos, la manera de realizar cálculos sencillos, la manera de expresar las unidades de medida, si adapta ese aprendizaje a situaciones de la vida diaria o si expresa de manera clara los datos obtenidos en un problema.

Los materiales que se pueden usar para observar lo dicho anteriormente, son dos pruebas: Prueba de Aptitud y Rendimiento Matemático y la Batería Psicopedagógica.

Además, se deben tener en cuenta factores internos como la falta de motivación, dificultades para mantener la atención, problemas en la percepción visoespacial, dificultad para seguir una secuencia temporal o dificultades en el desarrollo del pensamiento lógico, y factores externos como la despreocupación o la exigencia de sus padres, el contexto escolar que no tenga en cuenta el nivel de competencia curricular o la metodología utilizada.

Una vez se tenga en cuenta todos estos síntomas, pase de pruebas y tanto los factores internos como externos, se debe llegar a una conclusión y trabajar cuanto antes con el/la alumno/a, para mejorar sus dificultades en las matemáticas.

 

Más información: www.slideshare.net

Fotografía: www.elrincondelacienciaylatecnologia.blogspot.com

Share

¿Qué hacemos si un/a niño/a no juega?

El juego es una actividad a la que los/as niños/as dedican mucho tiempo, ya que es el tiempo de ocio que les aporta además de diversión, aprendizaje, relación con los/as otros/as, adquieren competencias, habilidades, siguen unas normas…

niñosnojuganLos/as niños/as que juegan son felices y sanos, por ello, cuando no muestran ganas de jugar, debemos pensar y averiguar qué es lo que no va bien, incluso consultando a un/a profesional que nos ayude.

¿Cuándo debemos pensar que algo no va bien?. Hay algunos criterios que se deben tener en cuenta cuando veamos que el/la niño/a no reacciona ante el juego como los demás:

  • Si no juega nada
  • Se centra sólo en un juego y lo hace de manera repetitiva sin querer cambiar
  • No quiere jugar solo y pide siempre la participación de sus padres
  • Solicita juegos anteriores que ya había rechazado porque ha pasado a juegos de acuerdo a su edad
  • No sabe jugar al juego simbólico (hacer usos no funcionales de los objetos, es decir, una caja funciona como tambor), y tampoco es capaz de inventarse historias.
  • No quiere jugar con los demás compañeros

Todos los niños/as quieren jugar constantemente, tanto solos como con los demás, ya sean adultos u otros/as niños/as. De no ser así, tenemos que estar muy atentos y buscar la razón por la cual, el niño o la niña tiene esa conducta.

 

Más información: “El Manual de Super Nanny”

Fotografía: www.pequelia.es

Share

Niños/as con TEA: ¿Cómo se debe hacer la intervención en casa?

Para cada niño/a que requiere cualquier tipo de intervención, trabajar en su casa es muy importante y esencial, ya que es el contexto donde pasa mayor tiempo.

autismoLas familias de los/as niños/as con Autismo deben tener una buena coordinación con el centro educativo y con los profesionales que trabajan con su hijo o hija, para que pueda haber un avance.

Pero para poder también trabajar en casa y hacer una buena intervención, los padres deben aprender estrategias de enseñanza de habilidades y comportamientos adecuados, y participar en la elaboración de un plan individual que se hará junto a algún profesional.

Es básico que su ambiente familiar sea muy estructurado, que se sigan unas rutinas y que todos los habitantes de la casa las respeten. Y cuando se hagan actividades dentro de casa, se siga el mismo procedimiento siempre.

Para comunicarse mejor, los pictogramas son muy efectivos. Se pueden poner por la casa para que el niño o la niña vaya identificando las cosas. Es una manera de entendernos con ellos/as y ellos/as con nosotros/as y con la sociedad.

Cuando han aprendido algo dentro de casa, es importante generalizarlo a otros ambientes para que lo pongan en práctica no sólo en casa, sino cada vez que se encuentre en una misma situación. (Por ejemplo, aprende a comer en silencio en casa. Llevarlo/a a un restaurante para que se comporte de la misma manera).

Pero no todo lo dicho anteriormente es fácil. Hasta conseguirlo nos podemos encontrar con situaciones donde la conducta no es la correcta. Sin embargo, ignoraremos la mala conducta para centrarnos en la buena, que la premiaremos. Para poder premiarles, tenemos que tener claro qué le gusta al/la niño/a y qué no le gusta.

Y sobre todo, tener una buena relación con los/as profesores/as para que todos trabajen a la par y que las conductas trabajadas en el aula se trabajen de la misma manera en el hogar y viceversa.

 

Más información: www.recursos.educarex.es

Fotografía: www.globedia.com

Share

La escritura en espejo en el inicio a la lecto-escritura

Uno de los errores que nos podemos encontrar cuando los/as niños/as empiezan a escribir sus primeras letras o palabras, es la inversión de algunas letras o números. Este error se llama escritura en espejo. Aunque se puede prolongar en el tiempo, no significa que tu hijo o hija sea disléxico/a.

Es bastante frecuente verlo en los niños/as de 5 a 7 años, que es el momento en que se les introduce en la escritura. Suelen cambiar letras como la p,d o la b. Al ser letras muy parecidas, es normal que las confundan. Los números en los que cometen este fallo normalmente son el 2 y el 5.

escrituraespejoEste error puede aparecer por una falta de lateralidad, ya que ésta se desarrolla entre los 4 y los 10 años. Los/as niños/as pueden tener una lateralidad cruzada o lateralidad zurda y de ahí que cambien el sentido de las letras o los números. Una vez desarrollada la lateralidad zurda o diestra, dejan de cometer este error.

Otra explicación a que tengan una escritura en espejo puede ser el desarrollo de la percepción visual. Nos encontramos con niños/as que no entienden las simetrías tanto de arriba-abajo como derecha-izquierda y por ello, invierten el sentido.

No hay que alarmarse si los/as niños/as cometen este error en los primeros años de desarrollo de la escritura. Sin embargo, hay que estar atentos para que ese tipo de escritura sea un problema pasajero y no una dificultad del aprendizaje que requiera mayor ayuda.

 

Más información: www.pedagogias.blogspot.com.es

Fotografía: www.profesionmujer.com

Share

¿Afecta el tipo de alimentos que consumen a los/as niños/as con TDAH?

Para que los/as niños/as crezcan sanos, deben tener un dieta equilibrada desde pequeños/as. Además, es importante que tengan un horario de comidas y que los adultos lo respeten siempre que puedan. Esto no quiere decir, que los fines de semana o en vacaciones, podamos hacer que los/as niños/as comen cosas que normalmente tratamos de restringirlas a ciertas ocasiones.

tdahalimentosPero, ¿es cierto que el tipo de alimentos afecta a los/as niños/as con TDAH? A cualquier niño/a el comer mucha azúcar de cualquier forma, ya sea en caramelos, en bollería o en bebidas, por ejemplo, les da un subidón de adrenalina y con ello más energía. Por ello, a los/as niños/as con TDAH, sobre todo los hiperactivos, comer tanta azúcar les afecta mucho.

De esta manera, los padres y adultos de su alrededor, deben tener muy en cuenta qué tipos de alimentos les van a favorecer en su desarrollo y cuáles les perjudican.

Si en casa los padres tienen problemas para que los/as niños/as coman aquello que los adultos quieren pero no lo consiguen, la mejor manera de conseguirlo es haciéndolo también ellos. Si en casa se lleva una buena dieta equilibrada y todos los miembros la cumplen, será mucho más fácil que los/as niños/as estén dispuestos a dejar de lado los alimentos azucarados y consumir los más sanos.

De esta manera, el consumir alimentos que les afecten será mucho menor y como consecuencia, tendrán un mejor desarrollo. Y además, podremos controlar mejor la conducta de los/as niños/as con TDAH.

 

Más información: www.tdahytu.es

Fotografía: www.docsalud.com

 

Share

La importancia de reforzar a los/as niños/as

Para que los/as niños/as estudien, se porten bien, consigan buenos resultados, obedezcan… es muy importante que estén motivados. La motivación es lo que hace que cada uno/a de nosotros/as hagamos las cosas. Si tu trabajo te gusta, estás motivado a seguir haciéndolo de la mejor manera que sabes para conseguir buenos resultados. Si una asignatura te gusta, estás muy motivado/a para sacar buenas notas. Los/as niños/as que les cuesta estudiar hay que motivarlos para que consigan los objetivos que se les proponen. Y así, con todo lo que hacemos en la vida. La motivación es fundamental.

Pero muchas veces la motivación aparece cuando existen unos reforzadores. Si a los/as niños/as que no se portan bien, les das reforzadores de cualquier tipo, su buena conducta aumentará. Si a los trabajadores de una empresa, su jefe/a les refuerza a final de mes, el rendimiento aumentará. De lo contrario, es muy fácil que piensen: “Para qué me voy a esforzar, si no voy a conseguir nada haciéndolo”.

reforzadoresLos refuerzos siempre deben estar presentes. Pero eso no quiere decir que a lo/ass niños/as debamos estar continuamente comprándoles cosas para que su motivación aumente. Hay muchos tipos de refuerzos: comestibles, de alabanza, de juego, económicos… Podemos reforzarles un día dejándoles jugar a su juego favorito. Otro día, puede ser hacerle un postre que le encante o ver una película que le guste mucho.

A los/as niños/as y a los adultos, nos gustan que nuestro esfuerzo sea reforzado. Nos gusta que los demás nos digan que nuestro esfuerzo ha valido la pena o en el caso de los/as niños/as, les gusta que su profesor/a le reconozca lo bien que le ha salido el examen o que sus padres les digan que están orgullosos de su cambio de comportamiento.

El refuerzo, que hará que aumente la motivación, siempre debe aparecer una vez conseguido el objetivo. No puedes decirle a un/a niño/a “te dejo ver la televisión 15 minutos si luego me prometes que estudiarás para el examen de mañana” o “te doy la chuche si luego recoges los juguetes”. Lo correcto es decirles “cuando estudies, te dejaré ver la televisión 30 minutos”, “cuando recojas los juguetes, podrás comerte la chuche”, “cuando vayamos al supermercado, si te portas bien, luego iremos a comprarnos un helado”…

Algo muy importante y que los/as niños/as lo valoran mucho por parte de los adultos, es que siempre se cumpla con aquello que le hemos prometido. No podemos decirle que si se porta bien, le compraremos un helado y que el/la niño/a haga el esfuerzo, pero que luego le digamos: “ahora no podemos comer el helado, mañana te lo compro”. Porque de esta manera, nuestra credibilidad perderá fuerza.

Así que para poder conseguir buenos objetivos con los/as niños/as, es importante la motivación a la hora de realizar algo. Y esa motivación aumentará si son reforzados. Por ello, tenemos que detectar qué es reforzante para cada niño/a y nunca olvidarnos de valorar cada esfuerzo que hagan.

 

Fotografía: www.familyandbonus.com

Share