La Teoría de las Madres Nevera

A día de hoy, por desgracia, no sabemos qué es lo que provocan los Trastornos del Espectro Autista. Después de muchos años de investigaciones y estudios, sigue siendo un misterio la causa.

Yo con mi experiencia dentro de los TEA, puedo estar segura que no está provocado por el entorno donde nace el niño y se desarrolla. De hecho, me parece absurdo pensar que está provocado por la falta de cariño, cuidados y atenciones de los padres. ¿Cómo va a estar provocado por esto si cuando nace un hijo (por lo general, siempre hay excepciones) los padres se vuelcan en el nuevo ser que ha llegado a sus vidas? Puede haber padres más o menos cariñosos, más o menos atentos y más o menos pendientes, pero siempre velan por el bien de su pequeño o pequeña.  Y cuando aparece un diagnóstico como el TEA (y muchos otros), siempre veo un gran esfuerzo porque sus hijos/as avancen y superen sus dificultades.

Leo-Kanner-1-300x300Leo Kanner en 1943 formuló la (cruel) Teoría de las Madres Nevera, que dice los TEA están provocados por la fría relación existente de los padres hacia el/la hijo/a, ya que en sus estudios había trabajado con hijos/as de médicos, científicos, artistas… gente muy ocupada en sus tareas profesionales que habían descuidado a sus hijos/as. Pero la peor parte se la llevaba la madre, que era la “encargada” de cuidar y criar a los niños/as. Kanner pensaba que progenitores no habían sabido interactuar de la manera adecuada en los primeros años de infancia y esto les había provocado estos trastornos.

Por suerte, años más tarde, se dio cuenta del error, al hacer estudios de niños/as con TEA y sus hermanos/as y ver que ambos habían sido educados por los mismos padres y uno presentaba el trastorno y el otro no.

Para remediar todas las cosas absurdas que había dicho durante muchos años y todo el daño causado a padres/madres que buscaban ayuda para entender qué le pasaba a sus hijos/as y se encontraban con estas respuestas tan crueles, Kanner escribió “En defensa de las Madres”.

Lo malo es que Bruno Bettelheim, un médico vienés, siguió defendiendo que las causas de los TEA bettelheimno eran biológicas, sino que sólo se debían al contexto donde se desarrollaban y crecían los/as niños/as.

En la película de Temple Grandin se ve muy bien reflejado cómo se defendía esta teoría.

Y aunque parezca mentira, a día de hoy hay gente que todavía defiende esta teoría. Increíble.

 

Más información: www.autismodiario.org

Fotografías: www.quéaprendemoshoy.com, www.biografiasyvidas.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>