La técnica del “Oso Arturo” en niños/as con TDAH

Uno de las muchas dificultades con las que se pueden encontrar los/las niños/as con TDAH en el colegio, se pueden mejorar con algunas técnicas que debemos enseñarles. elosoarturo

Una de ellas, y muy efectiva, es la técnica del “Oso Arturo”. Ésta consiste en 4 pasos que hacen que el niño o la niña, sepa qué hacer y cómo hacerlo. Se puede aplicar a muchas actividades o problemas.

El primer paso es “Tengo un problema”. El/la niño/a debe saber qué problema tiene o qué se le pide. Si él o ella no sabe bien cuál es el problema, los padres, tutores o profesores pueden ayudarle a encontrarlo.

El segundo paso es “¿Cómo puedo hacerlo”. Aquí el/la niño/a identifica cómo lo tiene que hacer o cómo debe resolverlo.

El tercer paso es “¿Estoy utilizando mi plan?”. En este paso, debe plantearse si está siguiendo los pasos que había planificado o no.

Y el cuarto y último paso es “¿Cómo lo he hecho?”. Es cuando el/la niño/a se autoevalúa. Ve si lo ha hecho bien o si lo ha hecho mal. En caso de haber conseguido su objetivo, la próxima vez lo volverá a hacer de esa manera. En caso de no conseguir el objetivo, se planteará dónde ha fallado y qué soluciones buscar para la próxima.

Esta técnica se puede aplicar a muchas situaciones: solución de conflictos, problemas de matemáticas, ejercicios de lectoescritura…

Veamos un ejemplo: el/la niño/a tiene que hacer un problema de matemáticas. Primero tiene que saber qué le piden hacer: “Mi trabajo es hacer un problema de matemáticas”. En segundo lugar, se plantea cómo debe hacerlo: “Primero debo leer el problema, identificar los datos que me dan y hacer las operaciones que me piden”. En tercer lugar, se pregunta si está utilizando el plan que ha pensado en el paso dos: “Sí, estoy siguiendo los pasos: he leído el problema, he identificado los datos que me piden y ahora voy a hacer las operaciones”. Y por último, se autoevalúa: “¿Me ha salido bien? !sí!. La próxima vez seguiré los mismos pasos” o “Me ha salido mal, voy a mirar dónde he fallado. La próxima debo fijarme más al hacer las operaciones”.

Esta técnica, al principio la debe revisar un adulto para ir guiándole hasta que él o ella la ponga en práctica sólo. Además, mientras se le esté entrenando, los pasos debe decirlos en voz alta. Una vez dominada, puede repetirlos en voz baja.

 

Fotografía: www.artelista.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>