¿Cómo podemos corregir la impulsividad?

La impulsividad es un rasgo de los/as niños/as con TDAH que le puede causar muchos problemas a nivel personal y social. Los/as niños/as impulsivos, en ocasiones, no son bien recibidos por sus iguales ya que sus conductas hacen que los demás quieran alejarse de ellos por su falta de control.

niñoimpPero la impulsividad se puede corregir a base de estrategias que les pueden ser muy útiles. Vamos a destacar algunas:

Técnica del volcán: antes de explotar, los/as niños/as con impulsividad, sienten un calor interior y unas emociones que les resultan incontrolables. Por ello, podemos ayudarle a que sea consciente de lo que le pasa mediante imágenes de un volcán, ya que les sirve como metáfora de lo que ellos sienten.

Una vez que él identifique este tipo de sensaciones y emociones, también se le pueden enseñar técnicas de relajación que le ayuden a controlarse antes de explotar.

El semáforo: consiste en avisarles mediante un semáforo cuando se están empezando a activar. A ellos/as se les explica que le iremos mostrando un semáforo hecho de papel o cualquier otro material, que irá cambiando de color según veamos su estado de activación. Siempre colocado en un sitio donde el/la niño/a pueda verlo.

En los/as niños/as muy conflictivos, en lugar de enseñarles solo técnicas de relajación, le podemos pedir que se salgan de la situación que les provoca esa activación e incluso ir a un espacio abierto hasta que esté más tranquilo.

La relajación: Este es uno de los grandes métodos utilizados en niños/as impulsivos. Las diferentes técnicas que se pueden aplicar son, generalmente, muy eficaces para calmarles.

Canalizar la energía: la rápida activación que tienen los/as niños/as con TDAH puede resultar muy útil si la canalizamos hacia actividades que a ellos/as les resulten motivantes, como puede ser una actividad deportiva o un instrumento musical. Hay que encontrar aquello que sea divertido y satisfactorio para cada niño/a.

Ejercicios para potenciar el aprendizaje: la impulsividad también produce dificultades en tareas que requieren una atención sostenida, como puede ser la lectura, o una coordinación visomotriz, como es la escritura. Por ello, en casa podemos darles actividades como pintar, hacer sopas de letras, ejercicios de discriminación, etc, que les resulten divertidos y además, les hagan aprender.

Siguiendo este tipo de estrategias, podemos conseguir que mejoren su impulsividad para socializarse de manera más efectiva con sus iguales e ir superando dificultades que se les presentan por esa falta de control de impulsos.

 

Más información: www.psicodiagnosis.com

Fotografía: www.rincondepsicologia.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>