Características de los/as niños/as con Asperger

Hasta ahora hemos hablado de los/as niños/as con autismo, pero ¿cómo son los/as que tienen el Síndrome de Asperger?

Estos/as niños/as, se caracterizan en muchas ocasiones por tener una CI muy alto, por lo que pueden pasar desapercibidos como niños/as que necesitan una ayuda. Sin embargo, son personas que no entienden el mundo al igual que los demás y por ello, debemos mostrárselo de una manera que ellos lo pueden comprender.

Los/as niños/as con Asperger, presentan las siguientes características:

  • En las características físicas: hay una apariencia normal, retraso en el desarrollo motor, aparecen movimientos anómalos en situaciones de estrés y nerviosismo, tienen en algunas ocasiones poca fuerza en las manos y algunos/as de estos/as pequeños/as pueden presentar fatigabilidad.
  • En el perfil cognitivo, nos encontramos con un CI normal o superior, y en pocos casos inferior, dificultad en fijarse en los aspectos globales, se fijan más en los detalles, tienen una memoria muy desarrollada, tanto la fotográfica como la mecánica, las funciones ejecutivas (planificación, organización, atención y control) están disminuidas, falta de motivación para aquello que no les interesa, dificultades en la percepción viso motriz y la viso espacial, dificultades para la abstracción, baja tolerancia a la frustración y dificultad para resolver problemas cotidianos.
  • Dentro de las relaciones sociales, los/as niños/as con Asperger tienen escaso contacto visual, falta de empatía, rigidez en el cumplimiento de las normas, dificultad para reconocer expresiones faciales, dificultad para mentir o comprender los engaños, poca o nula capacidad para anticipar acontecimientos, intereses restringidos o tendencia a monopolizar las conversaciones.
  • Su lenguaje se caracteriza porque utiliza unas palabras sofisticadas que no suelen corresponder a su edad, tiene dificultad para respetar los turnos de palabra, presenta ecolalias, no utiliza de manera adecuada los pronombres y hay mucha verbalización de sus pensamientos.
  • En sus características sensoriales nos encontramos con poca tolerancia a los ruidos fuertes o repentinos, tienen dificultad para introducir nuevos sabores u olores, poca resistencia al dolor e incluso, reaccionar de manera exagerada ante un golpe.
  • En cuanto al juego, se caracterizan por jugar en solitario, no aceptan el juego impuesto por los demás, quieren que siempre se cumplan sus reglas y tienen dificultades para el juego simbólico.

Estas características son de manera general, lo que quiere decir que no todos los niños/as que tienen el Síndrome de Asperger presentan las mismas características. Cada caso es diferente.

 

Más información. www.asperger.es/publicaciones

Fotografía: www.vigoalminuto.com

Share

Señales de alerta en el Autismo

Los padres de un/a niño/a con autismo, la mayoría de las veces no saben qué es lo que tiene. Ven que su hijo o hija no es como sus otros/as hijos/as o como los/as niños/as que ven por la calle y saben que algo les pasa, pero no saben qué.

A veces, ellos mismos hacen un diagnóstico, sin darle demasiada importancia porque pueden confundirlo con un/a niño/a tímido/a, que le cuesta hablar, y que es poco cariñoso. Y cuando son más mayores, entonces sí que ven que su comportamiento no es típico.

Por ello, cuanto antes se detecte, será mucho mejor ya que la intervención vendrá cuanto antes.

A continuación, expongo las señales de alerta para descubrir si un/a niño/a tiene Autismo:

  1. No reacciona cuando dicen su nombre
  2. No señala los objetos de su interés
  3. No tiene juego simbólico
  4. Evita el contacto visual y juega solo
  5. Tiene dificultad para expresar sentimientos
  6. Tiene retraso en el habla
  7. Se irrita de un manera fácil por pequeños cambios
  8. Hace gestos repetitivos como mecer el cuerpo
  9. Reacciona de manera rara como angustiarse, gritar o enfadarse de repente
  10. Tiene conductas obsesivas
  11. No contesta lo que se le pregunta
  12. Repite siempre la misma palabra

Estas señales son una alerta de que un niño o una niña puede tener un TEA. Por ello, ante la mínima duda, hay que acudir a un especialista para hacer un diagnóstico correcto.

 

Más información: www.salud.univision.com

Fotografía: www.sentadaenunpupitredeprimaria.blogspot.com

Share

Herramientas de ayuda para los padres de niños/as con TEA

A los padres que les acaban de decir que su hijo o hija tiene TEA, se les viene el mundo encima porque no saben muy bien qué les deparará el futuro. Se sienten perdidos, confusos, no saben bien a dónde acudir…

Ante la pregunta, ¿qué podría ayudarnos en estos momentos?, podemos responderles con unas herramientas que les serán muy útiles:

  • Hablar de lo que les sucede: si los padres hablan sobre qué les está pasando, cómo se sienten, qué quieren, etc, se sentirán arropados y escuchados. Y así, también los demás saben cómo se sienten.
  • Cuidar vuestra salud y bienestar: de esta manera, ante el estrés estaréis más fuertes para afrontar esas situaciones difíciles, además de sentiros mucho mejor.
  • Tener ideas y actitudes positivas: si tenéis ideas positivas ante los momentos malos, encontraréis más soluciones y estaréis más confiados en que vuestro/a hijo/a va a mejorar mucho. Consiste en tener la esperanza de poder encontrar la mejor solución a la situación.
  • Buscar apoyo social: debéis buscar ayuda en la gente que os rodea: familiares cercanos, abuelos, otros padres que pasan por la misma situación, compañeros de trabajo o incluso, un/a psicólogo/a.
  • Buscar servicios y recursos: tenéis que conocer los servicios y los recursos que hay para vuestros/as hijos/as. Existen muchos profesionales e instituciones a vuestra disposición que os pueden ayudar.
  • Ser pacientes: este punto es muy importante, ya que muchas veces los logros de vuestros/as hijos/as no son inmediatos. Requieren tiempo, esfuerzo y paciencia. Por lo que debéis poneros objetivos a medio plazo. También con vosotros mismos tenéis que ser pacientes, ya que aunque ahora lo veis todo negro, con el tiempo estaréis más tranquilos y os sentiréis mejor.
  • Asociarse: estar unidos a otras familias que pasan por lo mismo que vosotros, será una gran fuente de apoyo social y emocional importante.

 

Más información: “Un niño con Autismo en la familia”. Guía básica para las familias que han recibido un diagnóstico de Autismo para su hijo o hija.

Fotografía: www.aulapropuestaeducativa.blogspot.com

Share

Sentimientos que experimentan los padres de niños/as con TEA

Cuando a unos padres se les comunica que su hijo o hija tiene Autismo o cualquier tipo de los Trastornos Generalizados del Desarrollo, se producen una serie de sentimientos que suelen experimentar la mayoría de ellos. Éstos son:

  1. Confusión: es muy normal que cuando se les comunica que su hijo o hija tiene TEA, se sientan confundidos porque no conocen qué es ese trastorno y qué hay que hacer de ahora en adelante.
  2. Impotencia: este sentimiento viene cuando los padres creen que no pueden ayudarles de ninguna manera. Pero existen muchas formas de ayudar a sus hijos/as a avanzar.
  3. Ira y rabia: Cuando tienen el diagnóstico siente mucha ira y rabia buscando un culpable del trastorno que tiene su hijo o hija. E incluso consigo mismos. Creen que han hecho algo mal y por ello su hijo/a tiene TEA.
  4. Sensación de perder el control: Ante la confusión de qué es lo que tiene su hijo/a y qué es lo que tienen que hacer a partir de ahora, los padres sienten que pueden perder el control de la situación. Sin embargo, ellos deben tener el poder y el control para decidir en quién van a confiar para que les ayude con su hijo o hija.

Este tipo de sentimientos es frecuente en la mayoría de los padres que se enteran de que su hijo o hija tiene TEA. Por ello, conocer que es normal lo que ellos sienten cuando se enfrentan al diagnóstico que le han hecho a su hijo/a, hace que no se vean como un bicho raro y se sientan apoyados.

 

Más información: “Un niño con Autismo en la familia”. Guía básica para las familias que han recibido un diagnóstico de Autismo para su hijo o hija.

Fotografía: “Mi hermanito de la luna”.

Share

Falsas ideas sobre el Autismo

Cuando a unos padres se les comunica que su hijo o hija tiene Autismo, una de sus primeras reacciones es buscar mucha información acerca de los TEA. Sin embargo, no toda la información que se encuentra en internet es real o no se puede aplicar a todos los casos de Autismo.

Cada niño o niña al que se le diagnostica TEA es diferente. Lo que le ocurre a uno, a veces no le ocurre a otro. Por ello, cada caso es un mundo.

Existen una serie de ideas falsas que muchos padres se llegan a creer cuando no conocen en profundidad lo que le pasa a su hijo o hija. Estas ideas son:

  • Son así porque sus padres no les quieren
  • Nunca miran a los ojos
  • Son así porque son rebeldes, quieren llevar la contraria
  • Si tiene progresos significa que ya se le ha curado el TEA
  • Nunca hablará
  • Existen curas milagrosas
  • Por debajo de esos comportamientos raros, es un niño normal
  • No pueden mostrar afecto ni responder a nuestras muestras de cariño
  • Nunca quieren que se les toque, ni ser abrazados o acariciados
  • No quieren tener amigos
  • No se relacionan de ninguna forma con sus compañeros/as ni con los adultos
  • Son manipuladores, podrían hablar pero no quieren
  • Nunca sonríen
  • No se dan cuenta de la presencia de otras personas

Aunque para los que conozcan el trastorno, les parece imposible que alguien crea en este tipo de ideas falsas, muchas veces los padres desesperados ante un diagnóstico de TEA de su hijo o hija, se creen todo lo que les pueden contar o leer. Por ello, es muy importante, tratar con buenos profesionales del tema que les sepan explicar a los padres que aunque el Autismo no desaparezca nunca, su hijo/a puede avanzar mucho y llegar a ser una persona independiente y autónoma.

 

Más información: “Un niño con Autismo en la familia”. Guía básica para las familias que han recibido un diagnóstico de Autismo para su hijo o hija.

Fotografía: www.mundodemama.com

 

Share

Modelos globales de intervención en el Autismo I

Existen múltiples modelos de intervención en los trastornos del Espectro Autista (TEA). Estos modelos se han desarrollado por el aumento de casos de TEA que ha llevado a una conciencia social y a una demanda de atención específica.

Además del tratamiento farmacológico y las prácticas basadas en la intervención, existen una serie de modelos globales de intervención. Aunque son varios, en este caso presentaré dos.

TEACCH (Treatment an Education of Autistic and Communication Handicapped Children).

Su modelo teórico se basa en la teoría del aprendizaje cognitivo-social y en las habilidades y dificultades neuropsicológicas que comparten las personas con TEA. Le dan importancia al aprendizaje estructurado que consiste en estructurar el entorno y las actividades, de manera que sean comprensibles para ellos/as, como la organización del espacio, la secuencia de los eventos del día, organización de las tareas, sistemas de trabajo, etc.

Además, se intenta aprovechar los puntos fuertes que tengan como habilidades visuales. Para ellos la información visual es muy importante, y se debe utilizar en la estructura física o en los horarios, instrucciones, comunicación…

También con este modelo, se les da motivación usando sus intereses individuales y se les apoya en la comunicación espontánea.

DENVER (Early Start Denver Model)

Este modelo está diseñado para la intervención precoz en niños con TEA. Es constructivista, ya que los niños/as tienen un papel activo en la construcción de su propio mundo mental y social, y es transaccional porque el/la niño/a y las demás personas del entorno, se ven afectadas e influenciadas por el desarrollo de cada uno.

Primero se hace una valoración para crear unos objetivos a corto plazo que se organizan en 4 niveles, desde los 12 a los 48 meses. La intervención se hará en varias áreas como comunicación, socialización, imitación, juego, cognición, motricidad fina y gruesa, conducta y autonomía.

 

Para más información sobre estos modelos de intervención, visitar www.neurologia.com Rev Neurol 2012; 54 (Supl 1).

Fotografía: www.sochipe.cl

Share

Indicadores de retraso del desarrollo a los 7 meses

Cada niño tiene un ritmo de desarrollo, así que es difícil predecir cuándo aprenderá una destreza. Sin embargo, hay una serie de indicadores de habilidades que a ciertas edades deben haber aprendido, aunque no se produzca a la vez en dos niños diferentes.

A continuación se muestran una serie de indicadores que deben alertar a los padres si su hijo/a, a los 7 meses los presenta. Estos son:

  • Está rígido y con los músculos tensos
  • No tiene fuerza muscular, lo vemos como un muñeco
  • No mantiene la cabeza recta cuando lo sentamos
  • Sólo intenta coger o alcanzar las cosas con una mano
  • No quiere que lo abracen
  • No reacciona a los sonidos de su alrededor
  • No disfruta con la compañía de más personas
  • A los 5 meses no sonríe por sí solo
  • Tiene lagrimeo constante, secreción en los ojos o sensibilidad a la luz
  • No muestra afecto hacia la persona que lo cuida
  • A los 4 meses no se gira cuando oye un sonido
  • Tiene dificultad para llevarse los objetos a la boca
  • Entre los 6 y los 7 meses, no intenta alcanzar los objetos constantemente
  • A los 7 meses, no apoya su peso sobre las piernas
  • No balbucea
  • No le interesan juegos como esconderse con las manos
  • El/la niño/a experimentan un retraso en todas aquellas habilidades que tuvo en algún momento

Si los padres ven que ocurre alguno de estos indicadores constantemente, no como algo puntual, deben comentarselo a un profesional para que le hagan una evaluación y saber la causa del retraso en el desarrollo.

Share

El Centro Cudap para los niños con Trastornos Generalizados del Desarrollo

El Cudap es el Centro Universitario de Diagnóstico y Atención Primaria que pertenece a la Universitat de Valencia y que atiende a los niños diagnosticados con Trastornos Generalizados del Desarrollo.

Este centro, fundado en 2006,  tiene como objetivo atender las necesidades de los niños con TGD o que tengan riesgo de padecerlos, potenciando su capacidad de desarrollo y bienestar potenciando su integración en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal.

Dentro de los programas que se trabajan están la Fisioterapia, Logopedia, Desarrollo Cognitivo, Apoyo y Asesoramiento Familiar e Información y sensibilización, ya que no sólo es el trabajo con los niños sino que también ofrecen ayuda a los padres.

En su página web: www.cudap.uv.es, donde se puede encontrar mucha más información,  hay un sistema de detección que puede ayudar a los padres a detectar si su hijo podría tener o no un Trastorno Generalizado del Desarrollo.

Es importante que los niños con TGD se diagnostiquen con la mayor brevedad posible y que se trabaje con ellos enseguida para conseguir unos buenos resultados desde edades tempranas, por ello estos tipos de centros ofrecen esa ayuda y ese trabajo.

Para los padres y madres que vivan en Valencia y tengan algún hijo con TGD, que no duden en acercarse al Cudap.

Share

La terapia ABA en los Trastornos Generalizados del Desarrollo

El Análisis Aplicado del Comportamiento (Applied Behavior Analysis, ABA), es una ciencia que utiliza los procedimientos del cambio de comportamiento empíricamente válidos para asistir a los individuos en el desarrollo de las habilidades a nivel social.

Actualmente, la intervención con ABA en niños con autismo y otros trastornos generalizados del desarrollo, aporta la cantidad de estructura y reforzamiento que el niño necesita para alcanzar sus propias metas.

La enseñanza comienza con el empleo de pruebas discretas, en las cuales aparecen los siguientes pasos:

  1. Antecedente: el estímulo (SD) que se le pide al niño (una acción).
  2. Comportamiento: respuesta que da el niño. Ésta puede ser la respuesta correcta, ninguna o múltiples respuestas a la vez.
  3. Consecuencia: la da el terapeuta en concordancia con la respuesta que haya dado el niño. Puede ser un reforzamiento positivo o extinción.

Cuando los comportamientos del niño van seguidos de una consecuencia deseable por éste, es más problable que esa conducta se dé en el futuro. Esto es el reforzamiento. También los terapeutas son entrenados para ignorar el comportamiento indeseado o perjudicial.

Las recompensas que se le dan al niño, deben ser cosas que le aporten mucha motivación. Los más pequeños, al inicio de la terapia responden a reforzadores tangibles como caramelos o sus juguetes favoritos. Más adelante, es bueno sustituirlos por alabanzas y gestos cariñosos.

El objetivo que persigue la terapia ABA es enseñar a los niños aquellas habilidades que le van a faciliatr su desarrollo y le van a dar un alto grado de independencia y calidad de vida.

Share

Trastornos Generalizados del Desarrollo

Dentro de la categoría Trastornos Generalizados del Desarrollo del DSM-IV (Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría) nos encontramos con 5 trastornos que se dan desde la infancia. Estos son:

  1. Autismo
  2. Síndrome de Asperger
  3. Trastorno del desarrollo no específico
  4. Síndrome de Rett
  5. Trastorno Desintegrativo de la Infancia.

Todos tienen en común tres características: el niño o la niña que lo sufre tiene problemas en comunicarse de manera verbal y no verbal, dificultades a la hora de relacionarse con los demás y concentran sus intereses en cosas muy concretas y conductas repetitivas.

En unos meses, cuando salga el DSM-V, la categoría de TGD sólo estará compuesta por el Autismo que cambiará su nombre a Trastornos del Especto Autista (TEA) y saldrá de esta categoría el Trastorno de Rett, que lo incluirán a parte, ya que los rasgos de autismo que aparecen en este trastorno lo hacen de manera puntual. Los demás trastornos estarán incluidos dentro de TEA.

Share